jueves, 13 de mayo de 2010

Frente de Resistencia contra estilistas sordos

Todos tenemos ese día que nos levantamos con el pie derecho, aunque esa parte de tu cama este junto a la pared y solo puedas salir por ahí si fueras fantasma. Desayunas con buen humor ya que tu mami cocinó, y tu leche tiene chocolate. Sales para hacer los deberes del día y ves el día brillante y bello, no importa que haya niebla y apenas puedas ver la otra esquina (en mi casa me encanta eso).
Estás feliz.

Una día tan bonito puede servir para arreglar ciertas cosas, como ese mal corte de cabello que te hizo el peluquero de tu mamá y por el cual saliste renegando. Así que buscas un estilista por ahí, igual es solo un retoque, un refil, solo un poco de volumen y listo.
Entras al salón, sientas, y con cuidado explicas lo que deseas

Solo un poco
Una pizca
Volumen
Nada más

Pero…

El idiota comienza a quitarte largo a pesar de que le haz dicho que no. Coge la navaja y comienza a sacar mechones que ves caer al suelo.

A pesar que se haz entrado en shock, el estilista dice que no está sacando mucho, y sigue cortando.
Vez que saca otras tijeras, más brillantes y más largas y comienza el refilado que pediste al comienzo.
Y saca más volumen

Al final, cuando dice que ya acabo, uno puede ver un buen corte, ¡CLARO! EL CABELLO ESTA MOJADO, no puedes ver muy bien si ya eliminado esa horrible capa con ilusión de corte de a lo Cristóbal colon.
Pagas y te vas

Conforme vas caminando y dejas tu cabello al viento te sientes raro, pero es normal, ¿Quién no se siente así después de un corte de cabello?, es un cambio al fin y al cavo.

Hasta que sucede:
El mundo se cae, el cielo se oscurece, el chupacabras aparece y el fin del mundo que ignoró el 2000, la gripe AHN1, el sida, y no pudo esperar hasta el 2012 aparece frente a ti,
En ese espejo. 

Ves como una capa de cabello se ha levantado por detrás de las orejas, mechones de cabello se levantan como si unas malas extensiones fueran hacer guerra al cabello natural y el frizz por el cual querías solo degrafilarte aparece.
¡¡¡¡¡¡Maldita sea!!!!!!
¡¡¡¡Me cagaron el cabello otra vez!!!!

En mi caso me puse a llorar, es totalmente frustrante, más para las mujeres, tener un mal corte de cabello, es nuestro accesorio natural aquel que cuidamos y vemos crecer con nosotros. Aquel que le echamos cremita y decoramos.

Hoy
Fundo el frente de resistencia contra los malos cortes de cabello y los estilistas que no saben seguir una simple indicación
SOLO BAJA EL VOLUMEN Y NO TOQUES EL LARGO
¡! DIOS ¡!


1 comentario:

Exprésate

Popular Posts

Seguidores