lunes, 16 de enero de 2012

Abuelita pendeja


No hay mejor consejo que el de la abuela, no por las puras están viejitas y llenas de arrugas ¿no?
Probablemente son las abuelitas quienes tienen las mejores frases. No conozco a nadie que tenga una forma tan delicada, simple e inteligente de decirte: NO JODAS PES MAMITA.

Mi abuelita murió hace un par de años, era una dulce ancianita amante de los chocolates, el reventón y el chisme. No se perdía ningún talk show o novela mexicana, y pobre de aquel que se atreviese de cambiarle el canal porque de inmediato la furia de los santos caerá sobre él.

 Mama Mìa le decía, y sus consejos aún los llevo presentes.

Mi abuelita fue gestora de mis primeros conocimientos sobre marketing, es que “si no se muestra la  mercadería nadie la compra”, gran verdad. Me enseñó  cómo mejorar la primera impresión y qué mostrar para hacer más atractivo el producto, “Mija!, camina derecha y saca pecho”; hay que asegurarse de que el comprador esté convencido de comprar porque si no toda la inversión será por las puras, “¿Por qué estás con short? No que fueras yo, ve a ponerte otra cosa que por ahí hay otras que muestran hasta los ovarios”
Por si no ha quedado claro el producto era yo.

Algo que aprendí fue que debemos de probar muchas cosas antes de decidirnos por una. Nunca sabes que te espera en el mundo, no sabes que hay a la vuelta de la esquina pero probando siempre encuentras qué es lo que más te gusta, y si no, te divertiste investigando.

“¿Porque tienes un enamorado?! Yo a tu edad tenía 3! hay que probar toda la viña del señor hasta saber de dónde harás vino. “

Ohh mi abuelita siempre trató de cuidarme y protegerme, uno de sus primeras misiones fue evitar que quede en bola diciéndome lo que mis papas no se atrevían a mencionar, sí, mi primer referente de protección sexual fue de una mujer de 70 años. “Si vas  hacer cositas asegúrate de no quedar en ... tu sabes. Haz la travesura pero que nadie se entere y no dejes rastros, menos de esos que lloran y hacen caca”.

Un mundo de dulzura e inteligencia en mujeres con las que compartimos el mismo código genético. A veces pienso que deberíamos grabar todas esas frases que nos enseñan más que muchos libros.

Termino este post con una frase que mi abuela convirtió en una clásico:
“Dios perdona la travesura pero no el escándalo… Shhh.” 

2 comentarios:

  1. Me encantó!!, yo no tuve una abuelita, hubiera sido genial que sea como la tuya, porque hay unas maaaass asaadaaas.!! buen post.. =D

    ResponderEliminar
  2. Hahaha Que buena , mira la semejantas
    a mi me decia "Fuera de aca muchacho
    e miercoles!!"

    Y es que llevarme el licor
    que cargaba en su saco podia mas que
    las propinas que solia dar.

    Y cuando decia, "muchacho cuando pelees
    y caigas levantate siempre y le sigues dando"

    "siempre a la cabeza nada de golpes bajos y nunca golpees al caido"
    lo que nunca enseño es a pelear, seguramente a los otros tampoco les
    enseñaron lo de no pegar en partes bajas (seguro no tenian abuelos).
    y por ultimo que hiba a saber yo que se tenian
    que cerrarlas manos para golpear, que no se
    arañaba ni se jalaban los pelos en peleas de hombres.

    Y sobre las mujeres
    "Son como flores todas iguales, pero diferentes"

    Al final nunca aprendi a pelear ni logro entenderlas.

    ResponderEliminar

Exprésate

Popular Posts

Seguidores