lunes, 9 de enero de 2012

Cera de Dolor


Todas las mujeres sabemos qué nos espera cuando Termina Diciembre.

No me refiero al déficit económico por tanto regalo, tampoco a todos los kilos que tenemos atorados en la circunferencia de nuestra cintura y tampoco me refiero ese detalle monocromático en nuestra piel a falta del aspecto solar en nuestras vidas gracias a eso que llamamos “trabajo de oficina”.

Me refiero al duro proceso de extracción de vello gracias al líquido pegajoso y no muy agradable llamado cera.

Hablo de la depilación señores, y alabadas sean las mujeres porque saben lo que es el dolor.
¿Los hombres piensan que somos débiles porque se nos dificulta levantar algunas cajas pesadas del suelo?  Los reto a una sesión de depilación de axilas, algo ya común para nosotras pero con muchas lágrimas para ellos.

Las mujeres hemos sido entrenadas por la vida y el spa para adecuarnos al dolor.

Primero fue la depilación de cejas; después, el bozo; mientras fuimos tomando formas femeninas conocimos la depilación de piernas para así terminar en la prueba de fuego, en aquella decisiva prueba que te dice “ahora sí puedes usar bikini sin miedo”…

La Depilación de Bikini

¡¡¡ALELUYA!!!
Gracias a los árabes por haber inventado este tipo de depilación y al mismo tiempo los odio por todo el dolor que me ha causado.  

No hay nada mejor que después de una sesión de dolor, gritos, lágrimas e insultos, puedas ponerte el bikini más chiquito que tengas sin miedo a nada…

Bueno, los rollos ya son otra historia. 

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Exprésate

Popular Posts

Seguidores