lunes, 20 de febrero de 2012

Las prendas de Satán


El verano es la época de los polos chiquitos, los shorts, las minis, los escotes y cuanta prenda chiquita que las chicas encuentren en sus cajones…  y de los ataques de histeria de los novios celosos.

No sé si los chicos piensan que nos vestimos para exhibirnos, molestarlos y ver como su cara toma poco a poco  los colores del arcoíris… o son más lógicos  y se dan cuenta que nos morimos de calor.
La verdad es que no son tan importantes.

Tal vez tenemos calor. Tal vez nos gusta esa prenda. Tal vez somos tan inseguras que necesitamos sentirnos sexys para saber que no miraran a la primera calata que se cruce al frente (como si fueran pocas).
Se molestan por las puras y malgastan su hígado en vez de invertir en un buen whisky; si quisiéramos hacerlos enojar por como vestimos ya habrían tenido un ataque cardiaco, un derrame o un ataque epiléptico… no subestimes el poder de las prendas femeninas.

Me imagino que pasaría si todas decidiéramos sólo usar minifaldas, escotes y tacos altos. Muy aparte a los cayos y los ataques hipotérmicos en masa en lugares como Rusia; todas seríamos solteras.

Recuerdo que conocí a un chico churrísimo en una reunión; de repente un grupo de chicos comenzó a hablar de una chica en minivestido azul que bailaba por todo el lugar, el chico comenzó a sonreír mientras ella se acercaba y lo besó, todo el mundo se quedo boquiabierto y el sólo dijo “¿Qué linda es mi flaca no?”.

¿Qué les hace tan difícil de aceptar?

¿Te molesta que vean a tu flaca; Te molesta que se vea linda; te molesta que tenga la decisión y coraje de vestir como quiera en un país donde muchas veces se quiere tratar a la mujer como un ser de segunda categoría?

Ahora no sólo tenemos que escondernos de los obreros y sus piropos horribles, también vamos a tener que comenzar a esconder lo que nos gusta usar de quienes nos deberían apoyar en todo.  

 Para las mujeres que han crecido sin una figura paterna la forma que se visten es más que un reflejo en el espejo, es la forma como se defienden de lo que les puede hacer daño.

Para las chicas que crecieron con papá, es un recordatorio de que pueden ser frágiles y encontrarán a quien las proteja en cuanto haya peligro.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Exprésate

Popular Posts

Seguidores