martes, 14 de febrero de 2012

San valentín de terror


Febrero es sinónimo de harto terror. No me refiero a que hará mucho calor, no hablo de que te perseguirán con globos de agua por Carnavales, me refiero a… San Valentín.

Todo es amor, todos son besos melosos, rosas rojas y peluches que con el Soundtrack de Titanic; pero si eres hombre hay algo más.

He visto hombres felices al ver a sus novias sonreír y he visto a otros destrozados por que todo se les cayó a falta de una cosa, esa pequeña palabra que puede salvar todo, me refiero a El Plan; siéntete libre de ponerle redoble de tambores a este párrafo.

Los hombres suelen olvidar ciertos detalles que pueden hacer la diferencia entre un día común y uno especial; se olvidan que para nosotras se convierte en más que un día festivo, es el recuerdo de que él es el indicado, aunque tengas 20 años y no tengas mucha experiencia con el sexo opuesto y corra el riesgo de que lo puedas cambiar J

Lo primero que se le ocurre a los chicos para comenzar “El Plan” es ir a cenar para lo cual hay que trasladarse, en ese caso tienen que recordar que el viaje en combi no es una opción. ¿Te gusta ir al urólogo con tu mamá? Podríamos ponerlo en la misma línea de incomodidad… ok no, lo otro es peor.

Si vas a llenar la pancita de tu novia antes de entrar al romance y a los besuqueos apresurados debes de tener en cuenta de que no puedes ir a cualquier lugar que se te ocurra en ese momento, en otras palabras, nada te cuesta levantar el teléfono y hacer una reserva para no buscar mesa en todos los restaurantes que hayan en tu camino. ¿Imagina morirte de hambre y esperar media hora en la puerta de Pardos Chicken mientras el olor a pollo a la brasa te ataca? Es parecido… sin el hambre, el pollo, y el restaurante.
El cliché más grande es ir al cine, gran error. Pensemos en ciertos detalles: la cola será más larga que la de Teleticket cuando vino Justin Bieber y… ¿A quién se le ocurre ir al cine cuando se supone que es un día para compartir con quién te gusta? ¿Vas a compartir la oscuridad y la conchita? Obvio que esta es una observación personal ya que si tu novia tiene paciencia o babea por ti tanto que no le importa esto puedes estar tranquilo.
Algo que no es un requisito, responsabilidad u obligación es el regalo. O sea, no me refiero a que TIENES que regalar algo, no es un requisito, tampoco te sientas mal por no hacerlo, no voy a molestarme; yo sólo digo que sería bonito recibir un presente de esa persona que me hace sonreír y a la que daré más besos si tengo una pulsera de plata en mi muñeca (soy alérgica a la alpaca y aleaciones)… digo no más.
Después de una tarde llena de sonrisas y miradas brillantes entre los amantes llega la noche con la luna y las estrellas, aunque en Lima sólo podamos ver satélites, es momento de la despedida... Wait, ah?

Ellos, él o tú que estás leyendo esto seguro piensas que tendrás tu Happy Ending... pues te recomiendo que guardes los preservativos y te dispongas a tener una gran decepción. Según las estadísticas las mujeres no tienen muchas ganas de tener sexo ese día, sabrás que el amor, la cena y la caminata cansan. Si es que quieres insistir en el tema (pero son sutileza si no quieres un sopapo) déjame decirte que esto es como en el restaurante: si no reservaste no tienes postre. Este es el día en que todo el mundo va a tener la misma idea de como terminar la noche, eso quiere decir que tus sueños no se harán realidad.










Y si por algún motivo, circunstancia llegas a cumplir el último deseo te recomiendo que te protejas y te dejo un último datito:
Los embarazos no deseados aumentan un 20% en Febrero.

Más vale condón en mano que a los nueve meses un enano.



No hay comentarios:

Publicar un comentario

Exprésate

Popular Posts

Seguidores