lunes, 23 de abril de 2012

Esto no son Rollos, es Amor Corporal

Te comienzan a apretar los pantalones, te han crecido las tetas, tienes los brazos de Popeye y la cara es más grande de lo común. Si estás pensando en comprarte más ropa porque la que tienes ya no te queda es que has caído en el virus del Otoño, estás engordando.

Ya no hay sol, ya no hay ese calorcito rico que te hacía sudar como pollo a la brasa y que te daban ganas de estar calata todo el día. Ahora que ya no usas chorcitos ni bikinis te has olvidado de la dieta.
¡Sí pes! Te has vuelto en una persona sedentaria que duerme, come, trabaja, come, toma combi, come y duerme. Seguro la membresía del gimnacio ya se terminó igual que tus ganas de salir en la mañana a correr, es que ahora hace más friecito.

Dices que vas a volver a hacer dieta mientras te empujas un brownie con jarabe de chocolate o un triple acompañado de una Inca Kola bien helada pero es ¡Mentira! Te mientes a ti misma o a los demás para que no te jodan y te dejen tranquila para empujarte ese cuarto de pollo con harta salsa.
Ya me dio hambre.

La verdad es que odias y maldices de esas malditas (redundancia justificada) que comen chatarra a montones y no engordan, es más, todo se les va a las tetas o al poto.
Si tienes novio los temores te invaden, es verdad que esta cuidad está llena de bitches siliconeadas que puedes robarte la mirada de tu hombre pero es tuyo e insistes en eso.

"Él me quiere" te repites constantemente, a el no le importa que sea gordita y tengo unos kilitos de más, el terror está controlado hasta que tu mamá mete su tenedor, o trinche de parrilla.

-Hija, estás muy gordita. ¿Qué te dice tu novio? ¿Te agarra el rollito?- Sólo te queda mover la cabeza afirmativamente hasta que termine de hablar; quieres voltear y con una patada ninja volar su cabeza es pero tu mami y eso es parricidio...

Haces dieta, sales a correr, duermes más, comienzas a ver fotitas de chicas flacas para darte ánimos pero tus amigas quieren ir a Starbucks... y tú eres muy débil. "Un Frapuccino por Favor".

Cuando pensaste que tu peso sólo te afectaba a tí la profecía se cumple, en pleno abrazo él te agarra el rollo. Sientes que un caballo te muerde parte de tu anatomía, de esa parte adiposa que no se quiere ir. No es que tú no quieras eliminarla ¡Ella no se quiere ir!

 Ohhh... maldita sea la hora en que tu mamá decidió mencionar a tu novio.

Sabes que tienes que revertir la situación, no puedes dejar que unos cuantos centímetros demás afecte tu relación. Para muchas el sexo es una buena ayuda #KamasutraModeOn. De la noche a la mañana te has vuelto una experta en ciertas artes amatorias que podrían generar un paro cardíaco... obvio siempre a oscuras. Es difícil ser sexy cuando no te sientes cómoda con aquella masa a la que llamas cuerpo.

La culpa lo tiene el amor y sus engreimientos, esos chocolates y salidas a restaurantes románticos llenos de harina y vino. La culpa la tienen esas tardes de cine donde te la das de ama de casa para que el susodicho esté feliz metiendo alimento a su panza.

¿Será por eso que es más fácil estar flaca cuando estás soltera?



No hay comentarios:

Publicar un comentario

Exprésate

Popular Posts

Seguidores