viernes, 13 de abril de 2012

La Salvación de la Humanidad


Cuando las mujeres hablan entre ellas en esas “charlas femeninas” los hombres tiemblan; rajamos mucho y esa es la verdad. No hablamos de que si los hombres son de Marte y las mujeres somos de Venus porque eso es mentira…

¡Los hombres son de Mercurio y las mujeres somos de Júpiter!

¿Por qué seremos tan diferentes cuando nos queremos entender? O no nos queremos entender? Es en este momento preciso, en cuanto comienza una discusión que los puntos que nos separan se alejan más y más hasta formar una circunferencia que nos lleva a un remolino eterno donde vomitas hasta las zanahorias que le pusiste a la lasagna porque no tenías muchos tomates.  
Las mujeres hablamos su idioma. No hablamos en japonés, en clave morse y tampoco nos comunicamos por telepatía para ponernos de acuerdo en como joderles la vida… Hay cosas en las que sí, pero no en eso.

El problema está en que el 80% de los hombres buenos están acostumbrados a parar con chicas estúpidas, engreídas, sin cerebro que “scribn todo komo si fuera bbm”; pero claaaaaro, se ven ricas en mini.
En cuanto se cruzan con una mujer que puede hablar sin terminar una oración con “amix” o “lindis” se les atrofia el cerebro, el engranaje se rompe y tienen un colapso entre aquellas pocas neuronas que usaban para prestarle atención a lo que decía una flaca. Si no decían nada ¿Para qué invertir en ello?

¡La lógica femenina existe!

Las mujeres no sólo leemos Cosmopolitan y vemos Jersey Shore, algunas sabemos que existe History Channel.
Si conversar con una mujer culta es chévere imagínate cómo será el sexo… ¿Será porque nosotras no sólo nos dedicamos a ver las figuritas…?
Aunque ver las figuritas también sirve de mucho ¡Pero ese no es el punto!
Si los hombres buenos dejaran de emocionarse por cada par de tetas parlantes que pasan, la calidad de los humanos habría mejorado.
Usualmente pasa esto:
Hombre bueno se fija en bitchs.
Mujer buena se fija en pendejo.
Pendejo se fija en mujeres buenas y trampea con biths.
Bitchs se fija en hombres buenos y trampea con pendejos.
¿Qué pasaría si los hombres buenos se fijaran en mujeres buenas o viceversa y sólo estuvieran con las bitchs y los pendejos cuando están solos y no encuentran nada mejor que hacer para no aburrirse?
Creo que encontré la forma para que Dios se olvide del Apocalipsis.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Exprésate

Popular Posts

Seguidores