viernes, 13 de abril de 2012

Sacrificio con sabor a intercambio



Cuando una mujer empieza una relación comienza a tener otro tipo de necesidades, no me refiero a esas noche llenas de sudor, gritos y multiorgasmos que te llevan cerca a tener un paro cardiaco; claro, en el caso que fueran reales…

¡Debería haber un Oscar a los orgasmos mejor fingidos!

Me refiero a necesidades sentimentales, esos momentos cursis que odias cuando estás soltero, esos momentos tiernos que quieres patear antes de que comiencen a tocar la canción de Titanic.

Apapachos, besos y abrazos. No me he convertido en Hello Kitty pero qué puedo decir, soy tierna cuando el amor llega a mi corazoncito. Awww…
¡Calla mierda!

El amor es una enfermedad y lo he dicho antes, enternece nuestro corazón y puede hacerte hacer cosas que nunca pensabas.

Siempre hay alguien que te dice: “El amor necesita de sacrificios; es parte de ceder. Tu das para recibir”

Recibir…

Mejor me enfoco en lo que sacrificamos cuando decidimos amarrarnos a algún PENE parlante:

1-      Ropa indecente - El primer indicio de que todo ya no es como antes. Ahora tienes una relación, estás con alguien y caminas de la mano con él, es cuando el primer pedido llega:
“Amor ¿Puedes ponerte otra cosa, algo no tan corto o chiquito?”
      Sabemos y entendemos esto de la propiedad e instinto de protección de los hombres pero
¿Para qué carajos me piden que no me ponga algo si después andan viendo a las que se los ponen?
       -“¡Ay no pes!, es que tú eres mi flaca y ella es una huevona cualquiera”-
     
  Sacrificio: No ponerse ropa muy sugerente que pueda crear molestias o percances.
  Ganancia: Aún no lo sé.
  Contra: Otras usan lo que tú no estás usando.
  Opciones: Que se haga hígado sólo, yo me pongo mi escote y que no joda.
  Conclusión: Cómprate algo larguito para que así no joda con el que toda tu ropa es corta (muahaha)

2-      Películas apocalípticas: ¿Los hombres no crecer nunca o no les da la gana de hacerlo? No he conocido a un solo hombre que no tenga esa terrible obsesión por las películas de héroes, guerras, extraterrestres y volcanes de sangre.
      Cuando una está con alguien siente mucho amor, y la película dura sólo 2 horas así que decides aguantarlo. Aguantas las malas actuaciones, el poto de una chica en primer plano, los diálogos en doble sentido y no contentos con ello tienes que soportar a mutantes con carros que se transforman en robots y que quieren proteger nuestro planeta de una invasión de extraterrestres sexys.
      ¿Alguien sabe que significa una buena historia?
     
Sacrificio: Dos horas de maltrato visual y mental.
Ganancia: La otra película la escoges tú y… golosinas gratis.
Contra: Poco a poco le vas cogiendo cariño a esas películas.
Opciones: Escoger una con una con un protagonista recontra churro.
Conclusión: Hay que ser justos y que cada uno tenga lo que quiere… vayan a un telo.

3-      Ahorros con amor: El que diga que cuando uno ama el dinero no importa es un Forever Alone porque no sabe lo que es tener pareja. El dinero no te hace amar o ser más feliz, eso es verdad, pero te ayuda en muchas cosas que necesitas para mostrar el amor.
      Quien no me crea puede sacar su calculadora a pilas y comenzar a hacer cuentas:
      Combi, Taxi, chocolatito, cigarro, cine, comida, detalle, regalo (del mes, del año, de su cumpleaños, de la reconciliación…), telo, condón, prueba de embarazo, etc, etc.
      Si quieres disfrutar tienes que gastar, y como la mayoría somos misios te tocará ahorrar.
     
Sacrificio: Dejar de comprarte algo.
Ganancia: El dar puede darte mucha más felicidad que recibir (aunque al final igual vas a recibir algo “If you know what i mean”)
Contra: Dejarás de comprarte esas cositas que quieres.
Opciones: Busca un nuevo trabajo, saca una tarjeta de crédito o comienza a aprender manualidades para que te ahorres los regalitos.
Conclusión: Dejar de comprarte un juguete nuevo no se compara con amanecer en los brazos de la persona que te ama.

4-      El amor engorda: Esto más que un sacrificio es una causa.
      Estar enamorado te hace feliz, al ser feliz haces cosas, al ser peruanos lo primero que quieres es compartir tu felicidad entonces piensas en comer.
      Con razón es difícil mantener la figura cuando uno tiene pareja.

Sacrifico: mi silueta, mis curvas estrechas para pasar a tener curvas de carretera interoceánica; Sacrifico mis vestidos pegaditos para tener vestidos anchos que me tapen los rollos; pero soy feliz.
      Los sacrificios no son malos cuando vienen o son por algo bueno.
Ganancia: Comes rico pe!
Contra: Tienes que comprarte ropa nueva.
Opciones: Él puede comprarte ropa nueva.
Conclusión: Vas a ahorrar para comprarte ropa nueva ya que tus minifaldas y polos de escote ya no te quedan.

Y el círculo se cerró.


No hay comentarios:

Publicar un comentario

Exprésate

Popular Posts

Seguidores